Enseñar a dormir solo “Método sin llorar”

Tracy Hogg recomienda tomar en brazos a tu bebé si llora, calmarlo y ponerlo de nuevo a dormir tantas veces como sea necesario.
Considera que sus técnicas están a medio camino entre la crianza de apego, como la que promueve el Dr. Sears, y las técnicas de enseñar a dormir dejando llorar (como el método de espera progresiva que popularizó el especialista en sueño Richard Ferber).
Consejos prácticos para encontrar una solución sin llorar:
• Anima a tu bebé a que coma lo suficiente durante el día. Aprenderá que el día es para comer y las noches para dormir. Y habrá menos probabilidades de que se despierte hambriento de madrugada.• Establece un horario de siestas regular. Una rutina de sueño consistente durante el día puede ayudar a regular el sueño durante la noche.• Pon a tu bebé en la cama pronto, como a las 6:30 o las 7 p.m. No caigas en la trampa de mantener a tu bebé despierto para que esté más cansado. Un bebé que está demasiado cansado puede tardar más en dormirse. Algunos expertos dicen que los bebés que se van a la cama más pronto, duermen más también.• Introduce cambios lentamente. Si tu bebé se acuesta tarde, no desplaces su hora de ir a la cama de repente, de las 9:30 a las 7:00, por ejemplo. Adelanta la hora de acostarlo un poquito cada noche hasta que llegues a la hora que funciona mejor para ti y para tu bebé.• Encuentra una rutina para irse a la cama y síguela. Por ejemplo, un baño y luego un libro, una canción de cuna y luego a la cama, a la misma hora todas las noches.

• Crea algunos “sonidos claves” como Pantley los llama, para indicar a tu bebé que es hora de irse a dormir. Un sonido puede ser tan simple como “Sshhhh” o decirle suavemente la frase “Es hora de dormir”. Repite el sonido o la frase cuando estés calmando a tu bebé para que se duerma o para que se vuelva a dormir, para que la asocie con el sueño.

• Crea un ambiente para dormir cómodo y adaptado a tu hijo. Algunos bebés necesitan más silencio y oscuridad que otros. Las grabaciones de música suave, los sonidos de la naturaleza o el sonido de agua de un acuario pueden ser también tranquilizadores. Asegúrate de que las sábanas son cálidas (caliéntalas con una bolsa de agua caliente o con un paño que se pueda calentar en el microondas, por ejemplo, antes de acostar a tu bebé) y asegúrate de que el pijama no tenga arrugas o le moleste. Los bebés más pequeños pueden dormir mejor envueltos en la manta. No le pongas demasiada ropa ni recalientes el cuarto.

• No respondas a cada ruidito que haga tu bebé. Aprende a distinguir un llanto verdadero de una queja adormilada. Si no estás segura, está bien esperar un minuto fuera del cuarto para no despertar más a tu bebé, si es que en realidad está durmiendo.

Anuncios

Opinión o duda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: