Las 5 reglas de oro de la comunicación

  • ¿Comunicación es el arte de hacer que el otro o la otra se salga con la mía?
  • ¿Comunicación es el arte de debatir sobre un interés común intentando llegar a un acuerdo?

REGLAS DE ORO PARA MEJORAR LA COMUNICACIÓN CON Y ENTRE LA FAMILIA

 

  1. MIRAR A LOS OJOS SIN PARECER DESAFIANTE

Es una de las primeras pautas que se tienen en cuenta durante el  entrenamiento en habilidades sociales. Mantener la mirada resulta complicado cuando se están tratando temas incómodos o cuando se recibe información que no concuerda con nuestras ideas. Este desvío de mirada puede desencadenar en un tono de voz cada vez más elevado por parte del emisor o emisora con el objetivo de compensar la aparente indiferencia que muestra el receptor/receptora o receptores/receptoras del mensaje.

  1. DECIR LAS COSAS QUE ME GUSTAN Y QUE NO ME GUSTAN PERO SIN DAÑAR AL OTRO

Un error muy frecuente consiste en manifestar el desacuerdo con algún hecho o actitud de la otra persona mediante comentarios hirientes o descalificaciones. Para resolver este problema se propone la segunda regla de oro. Tomando como referencia alguna situación habitual en su convivencia, se les indica la importancia de transmitir no sólo las cosas negativas, sino rescatar también aspectos positivos.

  1. EXPRESAR CÓMO ME SIENTO CUANDO SE PRODUCELA SITUACIÓN QUE QUIERO CAMBIAR.

El siguiente paso consiste en expresar nuestros sentimientos. Puede ocurrir que tras las quejas o descalificaciones personales sigan comentarios similares a “no lo aguanto más”, “esto es inaceptable”. La gama de sentimientos humanos es muy amplia y asociarla a aspectos concretos de la comunicación es una tarea compleja; en esta regla de oro se pretende ofrecer una técnica sencilla de modo que si un aspecto positivo o negativo es descrito con detalle, inmediatamente hay que preguntar qué sentimiento genera en el emisor o en la emisora ¿Cómo te hace sentir esta situación?.

  1. PROPONER EL CAMBIO PERO NO IMPONERLO. APRENDER A UTILIZAR EL “ME GUSTARÍA…”

Otro error comunicativo frecuente ocurre cuando se impone el cambio a modo de orden. Expresiones como “Tienes que…” “Estás tardando en…” “Haz…”, generan en el receptor o receptora una sensación de amenaza que le ponen en alerta. Probablemente estas órdenes terminen siendo rebatidas o ignoradas alimentando de nuevo el ciclo de la discusión. La cuarta regla de oro consiste en formular la demanda de cambio utilizando la expresión: me gustaría. En los modelos autoritarios la jerarquía se basa en una estructura piramidal del poder, las órdenes se realizan de forma imperativa. En los programas de entrenamiento en asertividad lo que se plantea es la posibilidad de ofrecer una demanda de forma colaborativa y respetando la respuesta del interlocutor o interlocutora.

  1. INTENTAR LLEGAR A UN ACUERDO

El acuerdo puede adquirir diversos grados. Aceptándose la propuesta sin modificaciones, haciendo matizaciones o incluso podría no producirse. Un acuerdo en el que todas las partes implicadas estén conformes no siempre se consigue con la primera negociación. Lo importante será aprender a negociar sin dañar a la otra persona y seguir intentándolo hasta que todas las partes queden satisfechas. En esta última regla es aconsejable incidir en que un acuerdo tiene un abanico de posibles respuestas desde el no hasta el sí, ese equilibrio en la franja intermedia constituye el arte de negociar, ese a medias puede estar descompensado hacia una parte en un acuerdo y en el siguiente al revés. Cuando se negocian acuerdos no siempre tienen que establecerse como un equilibrio perfecto entre las partes, unas veces tiene ventaja una parte y en la siguiente puede ser diferente.

Y AHORA…….VAMOS A PRACTICAR:

SITUACIÓN FAMILIAR

Madre e hija enfrentadas. El motivo principal de sus enfrentamientos es, desde el punto de vista de la madre, la falta de colaboración de la hija en las labores del hogar y desde el punto de vista de la hija, la obsesión de la madre por la limpieza.

La madre grita a la hija haciendo alusiones como: vaga, pasota, no colaboras en nada.

La hija adopta un papel pasivo: llora y pide a su madre que la deje en paz, que ella tiene derecho a salir y a dedicar su tiempo a estudiar.

REGLA 1

Tener en cuenta el contacto visual.

REGLA 2

Sé que tienes que estudiar y que te encanta estar con tus amigas, pero cuando no haces tu cama por la mañana y no quitas tu plato de la mesa y te vas….

REGLA 3

Me siento muy triste y enfadada cuando veo tu habitación desordenada y la cama sin hacer.

REGLA 4

Me gustaría que todos los días de la semana dejaras recogida la habitación.

REGLA 5

¿Qué te parece? (estar receptivo a las posibles respuestas, puede que se acepte, puede que se requieran modificaciones o puede que no se llegue a un acuerdo y sea necesaria una nueva negociación).

Ver también: Mejorar la Comunicación, Escucha Activa

Fuente: Guía F de Intervención y Apoyo a Familias de Personas con Discapacidad Autores: Miguel Ángel Verdugo Alonso y Alba Rodríguez Aguilella.

Opinión o duda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: